Sobre las Ataduras y la Liberación: Tantraloka 1.22-51

En esta publicación continúo con la traducción del primer capítulo de “Luz sobre los Tantras” (Los Aspectos de la Consciencia). Hay muy pocos comentarios en esta publicación, y la mayor parte es traducción directa, tan clara como puedo hacerla. No obstante, mis comentarios en torno a cuatro de los versos clave que vienen más adelante (22, 24, 31 y 32) se pueden encontrar aquí: Filosofía Tántrika para Laicos, ¿Cuál es la Causa de la Liberación?

 Un manuscrito de Cachemira. Lengua: Sánscrito. Texto: Śāradā.

Un manuscrito de Cachemira. Lengua: Sánscrito. Texto: Śāradā.

El material en [corchetes] está implicado directamente por la sintaxis sin ser dicho de forma expresa (al ser Abhinavagupta un escritor elíptico).

Introducción a la Obra: Sobre el Conocimiento y la Ignorancia, las Ataduras y la Liberación.

(Aquí Abhinavagupta defiende la necesidad espiritual del estudio y la contemplación).

Para comenzar, nuestro sistema declara en todas sus escrituras que la falta de consciencia (ajñāna) es la causa del saṃsāra (el ciclo del sufrimiento) y la introspección (jñāna) es la única causa de liberación. ||22

De esta forma se enseña en el sagrado Mālinī-vijayottara: “Las [autoridades] sostienen que la Impureza no es [otra cosa que] ignorancia (ajñāna), y que a causa de ello es que “brota” el saṃsāra.” ||23

Con este calificativo, [la escritura] refuta la vana especulación (sambhāvanā) en cuanto a [qué forma de conocimiento] intelectual [pueda liberar], [del cual todo es] subsecuente a [la activación del] saṃsāra [y por lo tanto no puede abordar su causa], y declara [simplemente] que cuando hay ausencia de esto [ignorancia], hay liberación (etadabhāve mokṣam). || 24

La “ignorancia” (ajñāna) no significa una falta total de entendimiento/consciencia, porque eso excedería el alcance de la palabra, y entonces también aplicaría para un terrón de tierra y para cosas similares, ¡y para todo aquello no existe un ciclo de sufrimiento! || 25

Es por esta razón que los Śiva-sūtras enseñan que el conocimiento que no ilumina el principio-que-debe-saberse es su totalidad es [de hecho] “ignorancia” de ese [principio]. || 26

Éste es el significado que demuestran los [primeros] dos sūtras, caitanyamātmājñānaṃ bandhaḥ, cuando se leen ya sea en conjunto o por separado (“la Consciencia es el Ser; el conocimiento/la ignorancia es atadura”). || 27

“Consciencia” es una palabra con un final abstracto (bhāvāntaḥ), [lo que indica que] no es otra cosa que libertad autónoma [absoluta], Ser [puro] no particularizado (anākṣipta-viśeṣaṃ sat)—esto se dice en el primer sūtra. || 28

Pero con el segundo sūtra (jñānaṃ bandhaḥ), que se refiere tanto [a la] acción [de saber] y/o su instrumento, describe [a aquellos como “atadura”, es decir] una división dentro de la Consciencia pura. || 29

Al leer nuevamente [el sūtra, y romper el sandhi para leer ajñānaṃ bandhaḥ], aprendemos que la apariencia de dualidad es “ignorancia”. Debido a que es [en realidad] una nimiedad insignificante (tuccha), se le llama “obstáculo”. Es justo por esa razón que puede y debe eliminarse por completo. || 30

La liberación no es distinta del Ser autónomo; no es una nimiedad insignificante, pero tampoco es lo opuesto (algo a lo que haya que dársele demasiada importancia), por lo tanto, no vale la pena darle un nombre por separado. || 31

Aquello que revela una [visión] siempre plena de aquello-que-debe-conocerse, junto con los principios (tattva) [que lo constituyen], es la verdadera introspección, que alcanza [tattvas] más y más elevados y ocasiona el cese de los distintos ciclos de sufrimiento [que operan en los niveles trascendidos]. || 32

“Estoy libre del estigma del deseo y demás”; “soy el vacío interno”; “estoy libre de la autoría” –estas formas de introspección, en conjunto o por separado, liberan hasta ahora sólo una [/sólo una de las correspondientes formas de atadura]. || 33

El comentador (Jayaratha) dice que las tres frases arriba citadas aplican a las declaraciones de los budistas Yogācāra, los budistas Madhyamika y los Sānkhyas, respectivamente.

Por lo tanto, aunque uno se libere de una fuente de separación (avaccheda), no se ha liberado en realidad, porque aún existen otras fuentes de separación. Sin embargo, él se libera cuando se deshace de todas las formas de separación y limitación. || 34

En la lógica, avaccheda es la propiedad que hace que un algo sea distinto a todo lo demás. El diccionario Apte define avachinna como “separado o excluido de todas las demás cosas por las propiedades que hacen que un objeto sea peculiar a sí mismo”, y “dividido, desapegado, atado, particularizado”.

Mi reflexión en torno a la aportación de este verso es: observa atentamente cómo te divides en tu interior y cómo te divides de los demás, y observa atentamente qué es lo que te ayuda a entrar a tu completitud innata y en tu conexión con los demás. Sin importar qué tan lejos llegues, o hasta dónde alcance a llegar tu entendimiento, no imagines el proceso como concluido hasta que hayas desarmado cada estrategia de separación, hayas abandonado cada estrategia para “protegerte” a ti mismo, y puedas ver con cada célula de tu ser que estar presente para lo que ES, sin importar cuán doloroso pueda en ocasiones resultar, es en realidad el único camino.

Asimismo, como lo sugiere el verso 33, cuando haces del camino espiritual un trayecto personal [“esto es lo que *yo* he descubierto, esto es lo que *yo* he superado”], también te estás separando.
 
Esta introspección (jñāna) en torno a aquello-que-debe-saberse junto con los principios que constituyen (tattva) lo que está completamente libre de todas las fuentes de separación nunca puede ser parcial (ajñāna), [y por lo tanto] garantiza la verdadera liberación. || 35

En las enseñanzas de Śiva se dice que tanto la introspección como la ignorancia son de dos tipos, llamados personal/innata/espiritual (pauruṣa) y mental/intelectual (bauddha, buddhi-gata). || 36

De éstas, a la ignorancia innata se le llama “impureza” (mala). Aunque surge de Śiva, es el ocultamiento de la propia divinidad [innata], es decir, la consciencia y la actividad expandidas (pūrṇa). || 37

Esto es, es la consciencia contraída y la actividad del alma atada. No está estructurada (avikalpita, es decir, que carece de una derivación cultural). Este [tipo de] ignorancia no forma parte del intelecto, pues no supone una determinación mental (adhyavasāya) y así sucesivamente. || 38

(El Sānkhya-tattva-kaumudi describe adhyavasāya como “la constatación de determinado conocimiento como consecuencia de la manifestación de la esencia del intelecto, cuando la inercia del intelecto es superada por la operación de los órganos sensoriales en la comprensión de sus objetos” (Sinha 1934: 121). En SK 23, adhyavasāya se asocia con el intelecto (buddhi). En su comentario en torno al SK 23, contenido en su obra Kārikā Bhāṣya, Gauḍapāda explica este término como “la determinación intelectual del objeto de percepción como algo perteneciente a una clase definida, como esto es una jarra, esto es un trapo” (Sinha 1934: 121)).

“Sé que este [objeto] posee tal naturaleza” –cuando sucede una determinada cognición, dado el reflejo que surge en el alma limitada, enturbiada por los seis obscurecimientos, ese tipo de conocimiento mental es [acertadamente] llamado ignorancia [o conocimiento parcial]; [no obstante] la introspección espiritual puede y debe nutrirse por este medio, y es el que a su vez lo nutre [una vez que la iniciación ha segado ignorancia espiritual fundamental]. || 39-40

La introspección espiritual es la sabiduría expandida (vikasvaraṃ vijñānam), libre de las construcciones mentales que tuvo aquel que ha alcanzado el estado supremo, una vez que las impresiones de sus ataduras se han consumido. || 41

El comentarista Jayaratha cita: “para quien está inmerso en el deseo, la aflicción, etc., a través de la síntesis cognitiva [el bhāva en cuestión] de uno consigo mismo, una introspección no condicionada, cuya naturaleza es la experiencia directa que puede emerger de una realidad determinada.”

Hasta el punto en el que [surge el conocimiento] en alineación con la introspección expansiva y no discursiva [espiritual], ése es [el tipo de] [conocimiento] intelectual antes mencionado que nutre y es a su vez nutrido por la introspección espiritual. || 42

En este punto, aunque la iniciación y lo que sigue después destruyen la ignorancia espiritual, [para la mayoría de la gente] se manifiesta con claridad la correspondiente introspección espiritual [sólo] cuando el tiempo del cuerpo llega a su fin. || 43

Pero cuando el crecimiento de la ignorancia al nivel de la mente también es disuelto por el conocimiento apropiado en ese nivel (bauddha-jñāna), entonces la liberación-durante-la-vida está en la palma de nuestra mano. || 44

La iniciación, por su parte, es auténticamente liberadora [sólo] cuando la precede una profunda comprensión a nivel de la mente (bauddha-vijñāna) [por parte del gurú que da la iniciación]; por lo tanto, incluso en ese caso, la comprensión mental es de primordial importancia. || 45

Y esta doble distinción que aplica tanto para la introspección como para su ausencia la realizaron [una variedad de] maestros, comenzando por el venerable Kheṭapāla [Sadyojyotiḥ] en [sus comentarios sobre] el Svāyambhuva, el Raurava, y el Mataṅga-pārameśvara.  || 46

(Entonces hay ignorancia innata e introspección innata, y también hay ignorancia mental y comprensión mental).

Para dominar la comprensión mental que se caracteriza por este tipo de correcto discernimiento (avasāya), es la escritura el primer factor, ya que [sólo ella] revela la realidad de aquello-que-debe-saberse. || 47

Incluso después de que la iniciación destruye la ignorancia espiritual, las construcciones mentales [que atan] pueden persistir si no ha cesado [la ignorancia] mental. || 48

Debido a que la sensación de que la mente es el ser dura mientras el cuerpo existe, pero no después de que éste perece, la liberación sucede [sólo entonces] para aquel cuya ignorancia espiritual ha sido removida [por medio de la iniciación, pero cuya ignorancia mental no se ha corregido]. || 49

Pero ante el cese del entendimiento erróneo (bauddhājñāna), puesto que las construcciones mentales [por ende] se han desarraigado por completo, la liberación ciertamente ocurre a continuación [para alguien que también recibió la iniciación]. Esto lo enseña el Creador en el sagrado Niśāṭana-tantra: || 50

“Alguien cuyo corazón-mente está bajo el yugo de las construcciones mentales alcanza a Dios sólo cuando el cuerpo perece; pero alguien más [que libera los conceptos sí lo logra] antes,” porque [se da cuenta] de las [enseñanzas] de las escrituras en este punto. || 51

(De acuerdo con Jayaratha, la cita completa del Niśāṭana lee: “Alguien cuyo corazón-mente está bajo el yugo de las construcciones mentales alcanza a Dios sólo cuando el cuerpo perece; pero alguien cuyo corazón-mente está libre de construcciones mentales se ve a sí mismo como el imperecedero Śiva, y por la pureza de su bhāva, con toda certeza se liberará en esta vida.” Esta escritura se encuentra actualmente perdida).